Saltar al contenido

Las 10 características de la publicidad

Cuando hablamos de publicidad, nos referimos a uno de los principales elementos o componentes de la comunicación integral de marketing. Por lo general, este elemento funciona como principal vehículo de comunicación de contenido promocional de cualquier tipo.

Es importante conocer aspectos generales —pero importantes— de la publicidad, ya que es un componente crucial de la creación del valor capital de nuestra marca o empresa. Así mismo, se constituye como una parte inicial para la creación de conciencia de marca y la imagen de la empresa.

La publicidad cuenta con distintos elementos que, por sí solos, son toda una burbuja de aprendizaje y que conviene conocer de manera general. Por ello, a continuación, te presentaremos las 10 características fundamentales y notables de la publicidad.


  1. No hay límite creativo

Entre tantas características que puede tener la publicidad, la creatividad es, por mucho, la piedra angular de su funcionamiento. En pleno siglo XXI existen campañas publicitarias tan creativas y sorprendentes que generan un impacto ya no sólo en su público objetivo, sino en toda una sociedad.

La creatividad no conoce fronteras cuando se trata de publicidad; desde videos hasta discursos difíciles de olvidar, así como también canciones, imágenes, melodías, eslóganes, entre otros. El secreto del éxito está en apelar a las emociones de los clientes.


  1. Siempre se integra a las estrategias de marketing

La versatilidad que posee el campo publicitario permite que se pueda acoplar a cualquier estrategia de marketing que requiera una empresa. Esto quiere decir que, sin mayor esfuerzo, la publicidad puede alinearse a los objetivos y metas de una estrategia. Por ello, siempre busca enmarcarse en los planes de marketing general.


  1. Tiene una práctica ética

La publicidad es una herramienta demasiado poderosa, por lo que debe aplicarse bajo ideales y propósitos éticos, esto con el fin de evitar estrategias dañinas o engañosas. Esto hace que, en la medida de lo posible, la publicidad sea una práctica honesta, ética y apegada a los valores que maneja la empresa.

Así mismo, conviene mencionar que hay organismos que se encargan de verificar que no exista publicidad que pueda considerarse “peligrosa” para la población.


  1. Procura ser original

La originalidad y la creatividad son dos rasgos que representan fielmente las prácticas publicitarias. Los clientes buscan algún contenido que no se haya visto antes. Incluso, cuando una publicidad es tan original, se vuelve una tendencia en cuestión de segundos.

Del mismo modo, debemos recordar que la publicidad siempre procura estar por encima de la competencia, y qué mejor que hacerlo mediante la originalidad y creatividad.


  1. Posee objetivos promocionales

Naturalmente la esencia de la publicidad es dar a conocer, promocionar y presentar al público productos o servicios, así como también incentivar su adquisición de la manera más creativa y original posible.

Es importante marcar una diferencia entre dos conceptos diferentes: la propaganda y la promoción. Mientras que la propaganda busca difundir estados ideológicos (como las campañas políticas), la promoción se centra en promover los hábitos de adquisición mediante contenido multimedia creativo y original. Eso sí, ambos pueden promoverse a través de los mismos canales.


  1. Hace uso de la repetición y la reiteración

Con el propósito de generar conciencia de marca, la publicidad y sus campañas se encuentran diseñadas para permanecer determinado tiempo en los canales. Usualmente se estima cuánto tiempo se necesita para recibir los impactos necesarios para recordar, asociar y reconocer la marca, sus productos y servicios.

La repetición de la publicidad, así como la reiteración de los mensajes, hacen que se concrete el propósito de las estrategias o campañas de publicidad.


  1. Tiene diversos costos

Los costos son totalmente para el anunciante, y no propiamente nos referimos a una inversión monetaria, sino también de tiempo y recursos por parte de todos quienes participan en el proyecto publicitario. De igual modo, el canal mediante el cual se transmitirá la publicidad tiene que percibir una remuneración.

Crear publicidad requiere pensar en los presupuestos, así como también en el Retorno sobre la inversión (ROI) que se estima, esto con el fin de identificar si es rentable realizar la campaña.


  1. Siempre busca persuadir

Ya sea que el objetivo principal de la campaña publicitaria sea presentar nuevos productos, estimular su adquisición o simplemente promover una acción necesaria, siempre será importante convencer a los usuarios.

Para persuadir y convencer a los usuarios siempre será necesario apelar a las emociones, todo bajo argumentos sólidos que incentiven la realización de una acción.


  1. Tiene un público objetivo

Dentro de la estructura de una estrategia de publicidad, es necesario identificar el público objetivo al cual irá dirigida la publicidad. A fin de identificar cuál es público objetivo, es indispensable hacer uso de un buyer persona, esto con el propósito de tener un perfil de cliente ideal que nuestra empresa requiere.


  1. Hay personalización en su contenido

Tomando en cuenta que conocemos el público objetivo, la publicidad puede ser tan personalizada como se desee. Esta es una acción clave para lograr un mayor efecto sobre los usuarios. Para personalizar el contenido, hay que atender a las necesidades, características y personalidades de los usuarios.

En conclusión

La publicidad es una poderosa herramienta que tiene la facultad de lograr objetivos y metas deseadas de una empresa. No obstante, tiene que manejarse con cierta precaución y con fines previamente trazados que no corrompan las identidades de la sociedad.

Las campañas publicitarias son recursos que, sin lugar a duda, pueden cumplir con los objetivos de cualquier marca, siempre y cuando se aplique de manera creativa, original y, por supuesto, responsable.